¿Qué busco en una relación de pareja?

qué busco en una relación de parejaA menudo me pregunto qué busco en una relación de pareja. Pienso en aquella relación ideal, que me llena, que me hace sentir especial, seguro, donde me divierto, me siento cuidado y me gusta cuidar, que me permite llevar adelante un sinfín de proyectos de vida. Pero mis preferencias son únicas, cada persona tiene sus propias prioridades, sus gustos, sus valores, su estilo de apego. Y que además cambian con la edad.

La cuestión, pues, es saber lo que yo quiero. ¿qué busco en una relación de pareja? Pero antes que nada, debemos resolver una pregunta imprescindible, que parece obvia pero no lo es. ¿Qué es una pareja?

En qué consiste una relación de pareja?

Todos sabemos identificar, de forma intuitiva, qué es una relación de pareja y qué no lo es. Dos amigos, por ejemplo, no son una pareja, y tampoco lo son dos compañeros de piso, que viven juntos porque comparten un mismo piso de forma temporal. Tampoco consideramos pareja dos personas que tan sólo mantienen una relación estrictamente sexual. Sin embargo, cuando se trata de concretar más, de definir las características concretas que convierten en pareja una relación, entonces tenemos que frenar. No estamos seguros, o no coincidimos a la hora de hacerlo. Muchas relaciones de pareja fracasan precisamente porque sus miembros tienen ideas o expectativas diferentes respecto de lo que es o debe ser una relación plena. Tradicionalmente, la pareja se había formalizado en el matrimonio. Una institución regulada legalmente, que establecía unos límites y definía toda una serie de derechos y deberes dentro de las relaciones de pareja. El que se metía en el matrimonio sabía previamente en qué consistía, cuáles eran los riesgos que afrontaba, y qué oportunidades le ofrecía aquél compromiso. Las relaciones de pareja, en aquél tiempo, no guardaban muchos secretos.

Hoy en día, sin embargo, la pareja ha sobrepasado el marco que establecía el matrimonio, lo ha desbordado. Y se nos hace muy complicado definir cuando y donde empieza esta relación de pareja particular, qué implica exactamente para cada uno de sus miembros, que se puede esperar del conjunto. Cuando me pregunto qué busco de una relación de pareja, ya no lo tengo tan claro. Porque ya no hay estandarización, ni uniformidad. Hoy hablamos de relaciones de pareja, en plural.

 

La pareja requiere co-construcción

Ante tal diversidad y confusión, las crisis de pareja estan servidas, y ante ello uno debe pasar a la acción. Porqué hoy en día la pareja es sobretodo una co-construcción. Una relación semi-estructurada que requiere construcción constante, adaptación a cada caso particular, a cada momento vital. Es dinámica y participativa, y eso la convierte en inestable. Si el matrimonio tradicional se sostenía en un exoesqueleto social y legal, rígido, que lo contenía y le proporcionaba estabilidad, las relaciones de pareja de hoy lo que buscan es un esqueleto interior, una columna vertebral que les dé sentido y las sostenga, en vez de contenerlas.

Por ese motivo, las relaciones de pareja son sobre todo relaciones particulares, que adoptan formas muy diferentes, dependiendo de cada caso y cada momento de nuestras vidas. Lo que busco en una relación de pareja ya no viene dado, ahora me corresponde a mí y a nosotros decidir y crear. Aunque en general, podemos estar de acuerdo que ni dos amigos, ni tampoco dos amantes, forman por sí solos una pareja. Una pareja tampoco se limitan a ser tan sólo compañeros de piso, o a ser exclusivamente los padres de sus hijos, si es que los tienen. En este sentido, si bien el matrimonio tradicional iba destinado a la procreación, la pareja de hoy, casada o juntada, es libre de cumplir esta función. Dependerá de lo que deseen sus miembros. Finalmente, tampoco hace pareja contraer una hipoteca juntos, por supuesto, ni compartir las finanzas de un hogar. La pareja contiene algunos de estos ingredientes anteriores, o todos ellos, debidamente combinados y convenientemente estructurados.

¿Qué busco en una relación de pareja?

Llegados a este punto, debemos preguntarnos ¿qué es lo que queremos o esperamos nosotros de nuestra propia relación? La pareja, hemos visto, es una relación de relaciones: amantes, amigos, compañeros, familiares, socios… Unas relaciones que se combinan y se estructuran, según cada pareja concreta, y cada momento particular. Pero nada viene definido previamente. La relación de pareja se va creando entre dos, se negocia, se consensua. Y es una tarea permanente, siempre dinámica.

En el presente post aportamos una herramienta útil para ayudar en esta tarea de definir lo que busco en una relación de pareja. Se trata de un esquema donde se desglosan cinco dimensiones de la relación, que la desgranan y permiten pensarla detenidamente, de forma mas ordenada y sistemática.

Vamos a describir cada una de las dimensiones:

  • Amantes. Relación de Eros. Amor pasional. Deseo sexual
    1. Demostraciones de afecto, caricias, besos…
    2. Relaciones sexuales en general: calidad y cantidad
    3. Fidelidad: los límites del Eros
    4. Romanticismo: detalles, momentos especiales, poesía en la relación
    5. Intimidad corporal y emocional
  • Amigos. La pareja como relación de amistad
    1. Actividades en el tiempo de ocio
    2. Amistades propias o compartidas
    3. Valores
    4. Aficiones e intereses
    5. Sentido del humor
    6. Amor, afecto (etimológicamente “amigo” deriva del latín amare).
    7. Vínculo de apego (test de apego online, para saber si tu estilo de apego es seguro o inseguro)
    8. Comprensión e interés mutuo
    9. Compromiso en la relación de amistad
    10. Sentimiento de admiración y respeto
  • Compañeros. Normas de convivencia en el hogar. No implica un vinculo afectivo
    1. Intendencia
    2. Criterios de orden y limpieza de la casa
    3. Horarios
    4. Coordinación y responsabilidad en las diferentes tareas
    5. Hábitos personales
  • Socios. Las implicaciones económicas de la pareja. No implica un vínculo afectivo. Estrategia empresarial: visión, misión y filosofía.
    1. Gastos diarios del hogar
    2. Decisiones sobre hipoteca, reformas, trabajo
    3. Criterios propios o compartidos en el ahorro o los gastos
    4. Aportación económica de cada uno de los miembros al conjunto
    5. Aportación o creación de patrimonio, herencia
    6. Afrontamiento de dificultades económicas si las hay
    7. Reparto de responsabilidades de la gestión económica
  • Familiares. La pareja como motor creador de un núcleo familiar. Tiene tradicionalmente unas finalidades reproductivas y de cuidado de los hijos, a la hora que se establece un entramado relacional con las familias de origen. Vínculo paternofilial.
    1. Decisión sobre tener o no tener hijos, y el momento de hacerlo
    2. Educación de los hijos, dedicación y criterios
    3. Tiempo para jugar con los hijos
    4. Cuidado de los hijos, i/o de los padres en situación de dependencia
    5. Poner límites a hijos y padres
    6. Relación con las F.O.: visitas, ayuda, etc.

Analizemos nuestra relación

Desgranar la pareja en sus diferentes dimensiones es útil para poderla definir adecuadamente, y responder a la pregunta de qué es lo que busco en una relación de pareja.

Muchas personas solteras es plantean esta cuestión, sobre todo si buscan activamente una relación estable. La sensación de vacío, de soledad, puede estar presente. ¿Qué espero encontrar de una vida en pareja que no tenga ahora? ¿Cuál es mi relación de pareja ideal? Qué me dará un vida en pareja que no puedo obtener viviendo solo o con los padres?

La cuestión de la pareja ideal también es omnipresente en la mente de muchas personas que estan en pareja pero están insatisfechas, viven en un conflicto diario, y se plantean qué les está fallando. ¿Va absolutamente todo mal, o tan sólo cojea una parte de la relación? Parejas que conservan una fuerte amistad, que se apoyan, se admiran, que comparten aficiones, pero que no saben convivir en le hogar, organizar el día a día, las compras, la limpieza, las rutinas cotidianas. Parejas que se entienden la mar de bien cuando se trata de cuidar de los hijos, pero que en cambio no saben cómo mantener vivo el deseo sexual, y ven cómo de les escapa poco a poco la atmósfera romántica que habían sabido crear en una época anterior. Aislar el problema, en estos casos, es el primer paso para poder resolverlo.

También, cuando la terapia de pareja se focaliza en el trabajo de la separación, se plantean un conjunto de dudas y preocupaciones, donde más que debatir sobre la pareja ideal, lo que hay en juego es el divorcio ideal. ¿Ha ido todo tan mal, o sólo algunos aspectos de la relación? ¿El divorcio ha de suponer necesariamente la ruptura total? Nos podemos seguir relacionando de alguna otra forma (como amigos, como padres…)? ¿Qué perderé o perderemos inevitablemente con el divorcio? ¿Qué buscaría repetir y qué querría cambiar en una nueva relación de pareja?

Un conjunto preguntas básicas pero de respuesta compleja, y diferente para cada caso y momento vital. El esquema que hemos propuesto, que se basa en cinco ámbitos de las relaciones de pareja, ayuda a afrontar estas cuestiones, y probablemente a encontrarles una respuesta.

 

 

css.php