El Psicólogo General Sanitario y la Teoría del Caos

Nota del día 5/8/2014: seguimos en el caos. Ha llegado un “aviso urgente” por parte del COPC, a través de correo electrónico, informando de nuevos cambios en los trámites. Se han ampliado plazos y flexibilizado requerimentos. Bién para los que os pongais a partir de ahora. Para los que ya lo hemos hecho todo, nos damos cuenta que de esperarnos nos habríamos ahorrado dinero, tiempo y rompecabezas. Pero el colegio no avisó que se estaba negociando en esa dirección. No actualizaré el post, leer si acaso antes este escrito del COPC: Nota del 1 de agosto de 2014.

psicólogo general sanitario y el caos en el sectorEn Simbòlics Psicoteràpia estamos de trámites burocráticos. Tenemos que adaptarnos a la nueva regulación de la psicología clínica, derivada de la nueva Ley General de Salud Pública. Para los psicólogos que estamos ejerciendo, el plazo de habilitación a la nueva normativa finaliza el 6 de octubre de 2014. Y con el verano de por medio, no hay tiempo que perder.

Muy resumidamente, ¿qué implica esta nueva regulación? Pues que se ha creado una nueva profesión, el Psicólogo General Sanitario, categoria donde debemos acojernos los psicólogos que nos dedicamos a la clínica privada pero que no disponemos del título de psicólogos clínicos (la mayoría). Como exponemos a continuación, se trata de una regulación no desprovista de polémica, tanto por las dificultades y la confusión generada a la hora de interpretar su aplicación, como por las dudas sobre la utilidad que tendrá para los profesionales del sector.

Explicamos a continuación de forma sintética el escenario que afrontamos los psicólogos en el ámbito del Estado español. Advertimos que una sola lectura puede que no sea suficiente para entender la lógica de todo el proceso.

¿Qué hacer para habilitarnos como psicólogo general sanitario?

La primera cuestión que debemos responder es qué debemos hacer para acojernos a la nueva ley. La respuesta no es sencilla, y dependerá de diferentes factores, sobretodo si eres estudiante de psicología o si ya estás licenciado y estás ejerciendo.

  • Los estudiantes que salgan de las facultades deberán estudiar un máster específico para obtener la titulación (véase Màster en psicologia general sanitària de la ub). Este máster debuta el curso 2014-2015. Son unos 3500 euros, y dos años de duración, con un plan de estudios excesivamente generalista, que lo toca todo y no profundiza en nada, y que llevará a los estudiantes a hacer un segundo máster de especialitzación si quieren convertirse en terapeutas. ¿Era necesario complicar las cosas de esa forma a los futuros psicólogos?
  • Los profesionales que ya ejercemos, tenemos hasta octubre para pedir autorización para que nuestra consulta pueda ser considerada consulta sanitaria. Si se nos agota el plazo, en principio no tendremos más remedio que hacer el máster -donde en teoria se podrían convalidar algunas asignaturas de otros másteres, de momento sin concretar cuáles, eso sí, nunca en su totalidad, y en cualquier caso con el pago íntegro de la nueva matrícula-. Esto según la ley y sus enmiendas posteriores, pero como la aparición del máster se ha retrasado, ya se dice que el período transitorio se tendrá que alargar (Leer este documento). Pero son todo suposiciones, misterios sin resolver. El COP recomienda ser previsores y no sobrepasar el plazo por si acaso.

Entonces se debe tener en cuenta que hay dos conceptos diferenciados: una cosa es el título y otra la consulta.

  • Título de Psicólogo General Sanitario: este título se obtiene cursando el máster en cuestión, que hemos mencionado antes. Este título permite ejercer como psicólogos sanitarios, y solicitar la autorización de consulta sanitaria. Los psicólogos que no disponemos del título de General Sanitario tenemos de plazo hasta el 6 de octubre de 2014 para pedir a la administración que nuestra consulta sea sanitaria, autorización que de algun modo nos habilita como Psicólogos Generales Sanitarios, aunque no dispongamos del título. También podemos acreditar que trabajamos o colaboramos en un centro sanitario autoritzado, y solicitar que se nos incluya en un registro. Antes de solicitar la consulta, o acreditar que trabajamos en un centro sanitario, tenemos que solicitar otra acreditación al COP, donde se confirme que tenemos la formación adecuada (acreditación colegial de los psicólogos acogidos a la transitoria).
  • Consulta sanitaria: para ejercer nuestra profesión a modo privado y con todas las de la ley, la consulta privada deberá tener la categoría de sanitaria. Si disponemos del título de Psicólogo General Sanitario, o de Psicólogo Clínico, podemos pedir cuando nos convenga la autorización al Departamento de Salud de nuestra comunidad autónoma. En este caso no hay plazo de tiempo. Si no disponemos de ninguno de estos dos títulos, pero podemos acreditar formación, entonces es cuando entramos a formar parte de la situación transitoria donde aparece el plazo del 6 de octubre. En caso de obtener una primera autorización de consulta sanitaria, o demostrar que estamos trabajando o colaborando en un centro sanitario autorizado, quedamos en principio habilitados de facto y para siempre  como sanitarios. A partir de aquí encontramos la casuística personal, por ejemplo ¿qué hacemos si  tenemos una formación acreditada o acreditable y no estamos ejerciendo actualmente? Pues declarar igualmente una consulta, o ejercer durante un tiempo breve en algún centro sanitario, tan solo para no desaprovechar esta ocasión transitoria. Sí, sí, aunque sea trabajando por un día (tal y como recomienda l’AEPG al final de este documento!), o incluso aunque sea falso que estemos ejerciendo en una consulta privada. Burocracia es burocracia.

 

¿Qué debo hacer para pedir la autorización de consulta sanitaria?

Llegados aquí, uno podría pensar que lo más difícil ha pasado. Pero no. Ahora viene la parte técnica, que no podemos hacer solos ni por formación ni por acreditación, y deberemos contar con el apoyo de al menos un arquitecto, un ingeniero o un aparejador.

En esta página del COPC se describe el procedimiento de solicitud, tanto para la apertura de centros como de consultas, que debemos entrar al Departamento de Salud, con tasa incluida. En esta otra página se enlaza un pdf con especificaciones técnicas.

De todas formas, se trata de criterios generales, que requieren una interpretación en cada caso concreto. Otra vez la casuística, tan presente en nuestra profesión. Nosotros hemos recurrido a dos arquitectos que nos han asesorado en este proceso, y han elaborado el informe técnico que se requiere de forma ágil, eficaz y a un precio más que razonable. También nos hemos servido del teléfono 932272900, que es la centralita del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, pidiendo por el servicio de autorizaciones. Allí han respondido a algunas dudas, y han confirmado las soluciones propuestas por los arquitectos antes de entrar la solicitud. (A partir del día 8 de julio, el COPC asume la tramitación del grueso de los expedientes, véase ese documento. Probablemente sea el caso de otras comunidades autónomas)

 

¿Qué pasa si seguimos ejerciendo la psicología clínica sin declarar nuestra consulta privada como sanitaria?

Ante el cúmulo de dificultades que se nos presentan, la mayoría de los psicólogos hemos pasado por la fase negadora y rebelde: ¿y si paso de toda esa burocracia y sigo con mi consulta privada como hasta ahora?

Más o menos esta pregunta la hizo una colega nuestra en la reunión informativa que hizo el COPC en junio. La respuesta dada por la persona responsable del COPC fue la siguiente: si no hacemos los trámites no nos podremos publicitar como psicólogos sanitarios, pero en principio sí como psicoterapeutas, coach, etc… Hasta podríamos darnos a conocer como psicólogos, siempre y cuando no nos acompañáramos del término “sanitario”.

¿Cómo? La sala de la reunión del COPC estaba llena, aquel día, y el murmullo se apoderó del ambiente. Entonces, ¿eso era todo? La gente se preguntaba, entre irónicos e indignados, quien tendria la intención de adoptar ese nuevo término de “sanitario”, tan poco eficaz o atractivo para una consulta privada. Obviando ese término, ¿podríamos seguir ejerciendo la psicología clínica en nuestra consulta privada sin vulnerar la ley? Pues en principio se ve que sí… La única limitación relevante de no habilitarnos como sanitarios sería la siguiente: dificultades o impedimentos a la hora de trabajar o colaborar en centros sanitarios, o incluso no sanitarios, de carácter público, concertado o hasta privado.

En todo caso, hemos observado que esta es una de las interpretaciones posibles de la nueva normativa. Otra colega nuestra, hizo una consulta personal al asesor jurídico del COPC, y este le aseguró que “si no hacíamos los trámites no solo no nos podríamos publicitar como psicólogos sanitarios,  sinó que no podríamos hacer ningún tipo de terapia relacionada con la clínica”. Mensaje persecutorio, amenazador, que se emitió de forma gratuïta, pensamos nosotros, ya que no está explicitado en ningún documento.

En realidad esa es la la parte menos elaborada de la nueva normativa. No se ha especificado por escrito en qué situación quedaran los psicólogos que ejerzan la clínica privada y no dispongan de título sanitario o clínico. Todo lo que se pueda decir son interpretaciones, que evidentmente pueden ser contradictorias entre sí, como las que acabamos de escuchar por parte del mismo COPC. Para ser rigurosos, se deberían mostrar esos supuestos en condicional. La única certidumbre en ese sentido es que los psicólogos no sanitarios se veran abocados a un limbo, una situación no definida que los dejará en la indefensión jurídica.

Orden y caos

Sea como sea, nosotros hemos hecho los trámites, a pesar de gasto de tiempo y dinero, y de todos los quebraderos de cabeza que nos ha ocasionado llegar a entender un procedimiento tan complejo y enrevesado. ¿No se podía haber organizado de otra forma más sencilla y ordenada? ¿Qué consecuencias ha generado o está generando para muchos psicólogos todo ese sinfín de dificultades? ¿Está llegando la información a todo el mundo? En algunos casos estamos constatando que no. ¿Ha habido suficiente esfuerzo de comunicación por parte de los colegios de psicólogos?

Hemos hecho los trámites, sí, pero con la sensación desagradable que esta nueva regulación tampoco resolverá los principales problemas de la psicología clínica. En primer lugar, seguiremos prácticamente excluidos de la Sanidad Pública, esta vez con el añadido que se crea un nuevo título al margen del de Psicólogo Clínico, cuando lo que todos esperábamos era poder acceder a ese mismo a partir de un procedimiento más razonable que el actual. Un segundo problema irresuelto está en nuestras consultas privadas, donde seguiremos haciendo frente solos a la ingerencia continuada de multitud de terapeutas no regulados, que ejercen sin formación academica, ni titulaciones oficiales, y aplicando terapias no reconocidas oficialmente.

En definitiva, un intento de ordenación que parece fallido. En vez de ordenar la profesión de psicología clínica, genera caos añadido al que ya existía, y dificultades crecientes a los que ya las teníamos. ¿Valia la pena?

Para profundizar en la crítica de la figura del psicólogo general sanitario, os recomiendo leer el articulo del psicólogo y profesor de la Universidad de Burgos Fernando Perez del Rio “El psicólogo general sanitario y las drogodependencias“, publicado al portal ladrogas.info en junio de 2013. Está elaborado desde una perspectiva histórica, partiendo de la creación de la figura del psicólogo clínico. También podeis dirigíos a ese otro artículo suyo titulado “El Psicologo General Sanitario y su encaje en el tercer sector“, publicado en su mismo blog, donde desarrolla propuestas concretas a la actual situación de desbarajuste y desconcierto profesional.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “El Psicólogo General Sanitario y la Teoría del Caos”

css.php