Test de asertividad online. ¿Cuál es tu perfil?

En el presente post vamos a hablar de un test de asertividad muy fiable, estandarizado, que nosotros mismos utilizamos en nuestro centro: el ADCA-1. Lo podeis hacer online AQUÍ. Pero antes de entrar en su descripción, nos gustaría hablar del concepto mismo de asertividad.

Se ha definido la asertividad como la capacidad de defender los propios derechos sin vulnerar los derechos de los demás, de saber decir no sin ofender, de expresar los propios deseos, la voluntad, de hacer valer las propias decisiones teniendo en cuenta y valorando las de los otros.

test de asertividadAsertividad es equilibrio, es mediación, es dialogo. De este modo, presenta dos polos opuestos: el propio y el ajeno. Dos polos en tensión dialéctica, en dinámica constante. La asertividad no es un hito definitivo, un estadio psicológico que se alcance y ya está. La asertividad debe ganarse constantmente, en el día a día, cuando nos relacionamos en sociedad. Es una capacidad que se mejora, si se quiere, y que nos ayuda a interactuar, a hacer amistades, vínculos… sin dejar de ser quienes somos, ni renunciar a nuestros enunciados más básicos.

Los dos polos de la asertividad

A la hora de concretar con más detalle en qué consiste la asertividad, qué implica en nuestro día a día, es interesante abordar el concepto a partir de sus dos polos, la autoasertividad y la heteroasertividad. Que de hecho son el punto de partida del test de asertividad que hablaremos después.

La autoasertividad pone énfasis en los propios derechos, en la capacidad que tiene la persona de defenderlos y hacerlos prevalecer. Por otro lado, la heteroasertvitidad es la capacidad de considerar que los demás tienen estos mismos derechos. Como podemos intuir, una capacidad no implica la otra.

Ahora bién, cuando hablamos de derechos, ¿a qué derechos nos referimos, exactamente? En psicología hablamos de «derechos asertivos básicos» (según García Pérez, E.M., Magaz Lago, A., 2000, autores del test de asertividad ACDA-1)).

Listado de derechos asertivos básicos

  1. Actuar de modo diferente a como los demás desearían que actuase
  2. Hacer las cosas de manera imperfecta
  3. Cometer equivocaciones
  4. Pensar de manera propia y diferente
  5. Cambiar de opinión
  6. Aceptar y rechazar críticas o quejas
  7. Decidir la importancia de las cosas
  8. No saber algo
  9. No entender algo
  10. Formular preguntas
  11. Hacer peticiones
  12. Rechazar una petición
  13. Expresar sentimientos
  14. Elogiar y recibir elogios

Test de asertividad

test de asertividadEl listado anterior ha sido extraido del manual del test ADCA-1, p. 19 (véase bibliografía). En nuestra experiencia, hemos comprobado que se trata de un test de asertividad muy interesante en psicoterapia, y también como herramienta de autoconocimiento y autoayuda. A menudo utilizamos los tests para confirmar o desconfirmar hipótesis de trabajo, o para evaluar magnitudes de alguna capacidad o rasgo en concreto que ya entreveíamos. Este test de asertividad, además, tiene la virtud de sorprender, de proporcionar una visión nueva a un escenario que parecía conocido.

Desde aquí podeis hacer el test de asertividad online.

Cinco perfiles de asertividad. ¿Cuál te describe mejor?

Los autores del test de asertividad ADCA-1 describen tres perfiles de asertividad, yo añado dos más, que he observado a través de mi propia práctica clínica:

  • Perfil agresivo. Se trata de personas que han puntuado alto en autoasertividad y bajo en heteroasertividad. Es decir, saben defender sus derechos, hacerlos prevalecer, pero sin la suficiente sensibilidad ni respeto hacia los derechos de los demás. Son personas agresivas, que dañan, queriendo o sin querer.
  • Perfil pasivo-dependiente. Es el caso inverso al agresivo, cuando se puntua bajo en autoasertividad y alto en heteroasertividad. Son personas volcadas a los demás, atentas y serviciales, pero que se descuidan de sí mismas.
  • Perfil asertivo. Es el equilibrio, y se observa en el caso del test cuando las puntuaciones de las dos escalas están equilibradas, ni muy alto ni muy bajo.

Los dos perfiles alternativos que yo añadiría son los siguientes:

  • Perfil pasivo-agresivo. Son personas con dificultades tanto para atender a los propios derechos como para respetar los derechos de los demás. Son exigentes, rectas, duras a la hora de juzgarse a sí mismas e implacables también en considerar la conducta de las personas que las rodean. No saben defenderse porque temen el otro, su juicio, su reacción, su posible rechazo, pero a diferencia del perfil pasivo-dependiente, no son personas sumisas. Les duele tener que ceder. Por eso se retraen, se relacionan poco. Y cuando intentan defender sus derechos, lo hacen de escondidas, con rabia contenida. En el test de asertividad suelen puntuar bajo tanto en autoasertividad como en heteroasertividad. Encontramos aquí personas con fobia social, timidez excesiva, personalidad pasivo-agresiva, ansiedad social, baja empatía (test de empatía), etc. En psicoterapia, el trabajo es en la doble dirección: en primer lugar, centrarse bién en sí mismos, saber qué quieren, y después legitimar esta voluntad. Paralelamente, se trabaja la empatía, la capacidad de ponerse en el lugar de los otros, y flexibilizar los juicios y las normas sociales. Ver el otro real, la persona concreta, y conectar con ella, más allá de lo correcto e incorrecto de la moral establecida.
  • Un cuarto perfil lo podríamos llamar perfil agresivo-dependiente. En realidad lo he encontrado en un solo caso. Se trataba de una chica muy pendiente de complacer a los demás, de satisfacer las necesidades y agradar a las personas de su entorno. A la vez, era una persona muy sensible y consciente de sus derechos, los defendía con agresividad, física en algunos casos. En el test de asertividad puntuó alto en ambas escalas. El día a día resultaba complejo, tenso, interiormente conflictivo. La culpa era omnipresente, la sensación de haber dañado a los demás, de haber vulnerado sus derechos; y a la vez, la rabia, que se alimentaba de la sensación permanente de ser pisada y abusada, o ignorada y descuidada.

Como hemos podido apreciar a lo largo del post, la asertividad es un concepto complejo, poliédrico, transversal. Muy útil para trabajar en psicoterapia, y suficientmente intuitivo para ser considerada como una herramienta de autoconocimiento. Hay diferentes tests que la avalúan, pero la mayoría no ofrecen el juego que hemos descrito, puntuando la autoasertividad y la heteroasertividad de forma independiente. Un juego que nos permite describir cinco perfiles de asertividad, según las diferentes puntuaciones en cada una de las escalas.

 

Referencias bibliográficas:

García Pérez, E.M., Magaz Lago, A., 2000. Autoinforme de conducta asertiva: ACDA-1 (test de asertividad). Departamento de Investigación y Estudios del Equipo ALBOR de Psicología.

css.php